Reflexiones, Teoría y Cultura de Diseño

07 octubre 2008

La teoría y el diseño

La teoría es una explicación a los hechos que hemos registrado como significativos y que juzgamos (inocente o culposamente) explicables. La teoría también puede ser las preguntas que nos hacemos sobre los hechos y sobre las preguntas que suscitan las explicaciones a esos hechos.

Una teoría sin hechos, sin un correlato perceptible, puede ser palabrería vana. Explicaciones de la nada o teorías sobre unicornios hay muchas y, sin duda, son más terreno de poetas que de profesionales al servicio de sus clientes.

El diseño en gran medida son los hechos de los diseñadores, sus creaciones y procesos, y en menor medida sus declaraciones.

El peligro de caer permanentemente en flatus vocis acecha al mundo académico y profesional de los diseñadores, en paralelo, el peligro de no poseer ningún recurso discursivo ni reflexivo, extra-técnico (o ni siquiera infra-técnico) acecha a los profesionales en su capacidad de entender, analizar y replantear los problemas a los que se enfrentan.

El peligro es entonces, el de tropezar permanentemente con la solución estándar. La que empata y cae bien por conocida y aceptable. Si no soy capaz de replantearme el problema desde la pregunta que la pone en escena, muy dificilmente podré decirme "creativo" (!) o "innovador" (!!).

Ergo, una práctica ajustada a una teoría operativa (técnica) sólo puede conducir hasta donde sus límites lo permitan, pero la ausencia de toda teoría sólo puede conducir a una práctica mecánica, irreflexiva e incluso ineficiente.

¿Por qué?

En este mundo que cambia cada vez más rápido e inesperadamente, no sólo nos mantendrá en pie la posesión de prácticas, fórmulas y conocimientos. Junto con ellas debemos aprender a pensar constructivamente las cosas que nos ocurren, sus consecuencias y sus posibilidades, especular acotadamente, experimentar atentamente, fallar y reparar velozmente, aplicar, probar y desarmar todo de vuelta.

Teoría + Práctica + Disciplinada Persistencia

2 Comments:

  • "El peligro es entonces, el de tropezar permanentemente con la solución estándar. La que empata y cae bien por conocida y aceptable. Si no soy capaz de replantearme el problema desde la pregunta que la pone en escena, muy dificilmente podré decirme "creativo" (!) o "innovador" (!!)."

    Claramente la investigación teórica y tecnológica del diseño, es sin duda lo que desencadena la “Innovación” en los procesos productivos del diseño. Si la academia (universidades) y los sistemas demandantes de soluciones de diseño no incentivan la investigación, seguramente la dinámica del trabajo caerá en el mecanicismo de las soluciones estandarizadas.

    Me pregunto ¿Qué sector esta dispuesto invertir tiempo y recursos en investigación para generar soluciones mas eficientes y eficaces?

    ¿El desarrollo actual del mercado nacional es proporcional a esta iniciativa?


    De paso por acá, buen blog…al igual que el de foro alfa.

    Saludos

    By Anonymous Marco, at 3:36 a.m.  

  • El mercado nacional ¿chileno?, hasta donde puedo ver adolece de la tara recurrente en las sociedades armadas sobre la desconfianza: sanción social a lo diferente, aversión a lo antisistémico, mucha fomalidad y verbosidad diplomática y políticamente correcta pero muy poca acción arriesgada.
    Arriesgada en el único sentido que me parece cuantificable que es "si es estratégico ponle plata, a más plata más estratégico, a menos plata menos estratégico".
    Además que en Chile la innovación para la gran mayoría es una linda palabra hueca que queda bien en un brindis y no tan bien en la billetera, pues se la ha asociado a la tecnología pura y dura (donde no somos competitivos) y sólo muy sutilmente se ha empezado a hablar de innovaciones en servicios, en estrategias... etc.
    Pero Carlos Osorio está en eso y no parece tema del diseño.
    ¿Me equivoco?

    By Blogger Alvaro Magaña Tabilo, at 9:03 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home